UNA CITA CON LA HISTORIA. Hambruna Irlandesa

HAMBRUNA IRLANDESA 

William Villareal – Ingeniero y Profesor Universitario

A mediados del Siglo XIX, durante el quinquenio 1845 – 1849 ocurre en la isla europea de Irlanda una de las mayores tragedias registradas por la humanidad hasta entonces. Tragedia que marcaría por siempre a la nación irlandesa, y que dejaría -muchas veces para bien- profunda huella en varios países, entre ellos los Estados Unidos. Invito a los estimados lectores de “SOMOS VIRGINIA” a realizar una breve lectura sobre este hecho.

ANTECEDENTES.

  1. LA PAPA.

El cultivo de la papa (patata) se remonta a varios siglos antes de la llegada de Colón a América. Originaria de la Cordillera de Los Andes, el tubérculo se cultivó desde el norte de Chile y Argentina, extendiéndose por valles y montañas andinas hasta la Sierra de Santa Marta en Colombia y hacia el Nor-Este, hasta Los Andes venezolanos.

La Conquista del Perú por parte de Francisco Pizarro, permite a España recibir -además de centenares de toneladas de oro, plata y piedras preciosas-, toneladas del tubérculo, que servirían de alimento a los marinos durante su regreso y, con el paso del tiempo, se siembra su semilla en tierras europeas. Ninguna hortaliza, raíz o tubérculo conocido por el europeo hasta entonces, proporciona tan generosa cantidad de alimento por superficie sembrada, (hasta cuarenta toneladas por hectárea). Con estas bondades se extiende rápidamente su cultivo por el resto de Europa, convirtiéndose en alimento fundamental en la dieta del europeo. De hecho, la papa reduce sustancialmente el hambre en ese continente, favoreciendo el crecimiento poblacional en toda Europa, continente que padecía de frecuentes hambrunas, debido al abandono del trabajo en el campo,  producto muchas veces de sus constantes guerras y conflictos.

Sobre la importancia y trascendencia del cultivo de la papa, Irlanda sería fiel testigo.

  1. LA IRLANDA AGRARIA DEL SIGLO XIX.

A mediados del Siglo XVII ocurre la llamada “Revolución Inglesa”, donde es abolida la monarquía y el 30 de Enero de 1649 el Rey Carlos I es decapitado. Cuatro meses después, el 19 de Mayo, se levanta un “Acta” que declararía a Inglaterra como “Mancomunidad” (Commonwealth), incrementando ésta nación su dominio y poder sobre las ya sometidas Escocia e Irlanda, cuya población será tratada como sirvientes, y que no tardarían en protestar, rebelándose frecuentemente contra tantos atropellos.

De la Cámara de los Comunes surge el diputado Oliver Cromwell como líder militar, quien con apenas algunos principios básicos en el arte de la guerra, domina estos intentos de rebelión, ascendiendo hasta el grado de Comandante en Jefe del ejército inglés. Cuatro años más tarde, el 16 de Diciembre de 1653, Cromwell se proclama como: “Lord Protector de Inglaterra, Escocia e Irlanda”; desde entonces, los católicos irlandeses son sometidos a un sistema de explotación servil transformándose en aparceros de los terratenientes ingleses, y obligados a cumplir severas condiciones de trabajo, así como al pago de onerosos impuestos (en moneda o en especie); son expropiadas sus tierras y se les niega el derecho a la propiedad. Vivirán a una distancia no menor de 5 millas de la ciudad, alquilados, y con cánones de arrendamiento que rayan en la usura. Para ganarse su sustento, los Terratenientes Ingleses les permiten cultivar una huerta de hortalizas, a cambio de una cuota de producción de trigo, que EN SU TOTALIDAD será destinada a Inglaterra.  Una vez finalizada la Dictadura de Cromwell, se restituyó la monarquía (1660), pero aquella injusta condición de servilismo y sometimiento hacia los agricultores irlandeses seguirá vigente durante los Siglos XVIII y XIX, finalizando (con diversos matices en sus términos) a principios del Siglo XX.

  1. LA TRAGEDIA.

Llega el año de 1845 y los irlandeses, que dependen del cultivo de papas, que les garantiza su alimento durante el frío invierno, comienzan su rutina de siembra. A las pocas semanas de nacida, la planta de la Papa presenta síntomas hasta ahora desconocidos por ellos. Una mancha negra en la hoja deja perplejos a los sacrificados irlandeses. No conocen este mal. La mancha se extiende por toda la planta, por toda la parcela, y como el fuego, por toda Irlanda. No saben qué hacer ante los estragos producido por un patógeno, (el hongo “Phytophtora infestans”), y observan como sus plantas se “queman” como un “tizón” y su acostumbrada y generosa cosecha disminuye de manera drástica. Sus reservas de alimento para el invierno se reducen al mínimo, se espera un invierno de hambre. Tienen el trigo por cosechar, pero los ingleses, sin compasión y de forma por demás despiadada, se lo llevan. Durante el período 1846 – 1849 se mantiene esta catástrofe, con el agravante que, dada la quiebra económica, los campesinos no podrán pagar el alquiler de su vivienda y son desalojados, comenzando en toda Irlanda un verdadero peregrinar de hambre y miseria, observándose por sus caminos miles de cadáveres de personas fallecidas por inanición.

4.- CONSECUENCIAS.

La pérdida de vidas humanas por inanición será el más cruel resultado directo del daño provocado durante esta tragedia. Se toma como referencia un censo realizado cuatro años antes -en 1841- donde se contabilizan 8,5 Millones de habitantes. Durante el período 1845 – 1849 se cuentan 1,5 Millones de fallecidos por la hambruna.

Verdaderas oleadas de emigración será la segunda gran consecuencia, a diversos destinos como Argentina, Chile, Uruguay, México, Canadá, Inglaterra o los Estados Unidos. A finales de 1849 la población irlandesa se reduce a menos de la mitad, disminuyendo a 4 Millones de personas, hecho solo equiparado a la temible “Peste Bubónica” que diezmó a la Europa Medieval.

Los Estados Unidos recibirán a centenares de miles de emigrantes que dejaran huella en la formación de la nación. Entre estos se abre paso, por ejemplo, William Ford, padre de Henry Ford, quien sería el fundador de “Henry Ford Company”.

Se estima que ocho presidentes de los Estados Unidos tienen sangre irlandesa, algunos emigrantes directos de la hambruna, como los antepasados de John Fitzgerald Kennedy y Ronald Reagan.

En el plano cultural, Estados Unidos seguirá una tradición irlandesa muy preciada: La celebración del “Día de San Patricio” donde muchos estadounidenses se visten de verde, como el símbolo del trébol irlandés.

Así, se puede afirmar que aquel patógeno que enfermó a la papa irlandesa, prácticamente cambió el curso de la historia.

Estimados lectores de “Somos Virginia” los invito a nuestra próxima entrega en “Una Cita Con la Historia”

William Villareal

Ingeniero y Profesor Universitario

 

1 Comment on "UNA CITA CON LA HISTORIA. Hambruna Irlandesa"

  1. Yndira Moreno | 02/18/2018 at 9:20 PM |

    Que buen articulo! Gracias por dar informacion tan poco sabida por muchos 🙂

Leave a comment

Your email address will not be published.




This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: