UNA CITA CON LA HISTORIA. MONUMENTO A UN INSECTO

Boll Weevil Monument in downtown Enterprise, Alabama,

William Villareal – Ingeniero y Profesor Universitario

Saludos amigos lectores de “SOMOS VIRGINIA”. En esta ocasión, “Una cita con la Historia” comentará sobre un curioso monumento construido en honor a un insecto. Así tal cual, monumento a un insecto, levantado en su honor por una comunidad estadounidense. Este hecho ha sido comentado en muchas notas y artículos, la mayoría con acierto, otras no tanto, pero, por ser tan original, el mismo ha llamado la atención a través del tiempo, motivando numerosos escritos.

Se trata de un insecto “plaga”, es decir, un insecto dañino para un cultivo, plaga que, sin el manejo y combate apropiado, reduce considerablemente las cosechas, en este caso, del algodonero. La trascendencia e importancia del cultivo, así como la descripción y cuantificación del daño producido por el insecto, permitirá comprender la razón por la cual una comunidad entera decide dedicar un monumento en su honor.

I.-   ANTECEDENTES

El trabajo agropecuario ha sido pilar fundamental para el desarrollo y progreso económico de los Estados Unidos.

Los primeros colonos, conocidos como “pioneros”, llegaron principalmente de Europa, Inglaterra, Irlanda, y Escocia entre otros, abandonando todo lo que tenían en sus países de origen, para radicarse en tierra americana. Sin poder mirar hacia atrás, dieron todo de sí, con gran esfuerzo y tesón, para establecerse en su nuevo destino. Como era natural, obtuvieron su alimento a través de la agricultura y la ganadería, actividades que en principio serían rudimentarias y que evolucionarían con el tiempo, siguiendo los pasos del desarrollo industrial, convirtiendo a los Estados Unidos en la potencia económica que es hoy día.

Además de una muy importante producción de leche, carne de res, aves y cerdo, desarrollaron cultivos como el maíz, soya, trigo y algodón entre otros, siendo éste último el que sirve de base a nuestra historia.

II.-  DESARROLLO DEL CULTIVO DE ALGODON

El algodón es una planta universal, es decir, a diferencia del café, que proviene del Africa (Etiopía), o la papa y el maíz originarios de América, el cultivo del algodonero se reporta en países como México (8.000 años A.C.), pero también al otro lado del mundo, en la India y Egipto (7.000 años A.C). El desarrollo de su cultivo va de la mano con el desarrollo industrial. Su fibra se convierte en la más utilizada cuando se inventa la “Máquina Hiladora” (Inglaterra 1738), y que con los años se va perfeccionando (1764, 1769), facilitando la confección de ropa y por tanto, el desarrollo de la industria textil, que haría del algodonero un cultivo de primera necesidad en el mundo. Al otro lado del Atlántico, en 1793, el estadounidense Elis Whitney inventa una máquina que facilita separar la fibra del algodón de su semilla, la “Desmotadora” que unida a la hiladora, potenciaría aún más a la industria textil, y con ella, la demanda de la fibra de algodón.

III.- EL ALGODON EN ESTADOS UNIDOS

El uso de la desmotadora, así como la mano de obra esclava, permite a los Estados Unidos producir un algodón más económico que el proveniente de la India, o de Egipto. Por este hecho, los ingleses, con su desarrollada industria textil, dirigen su compra de fibra hacia el occidente, disminuyendo su cuota de compra a Egipto y la India, debilitándolas económicamente, e incluso, se valen de ésta circunstancia para colonizar a Egipto (1882). Por el contrario, Estados Unidos incrementa la superficie de siembra al sur de su territorio. Al finalizar la guerra civil norteamericana en 1865, los estados de Misisipi, Virginia, Georgia, Arkansas, ambas Carolinas, Texas y, muy especialmente, Alabama, se convierten en importantes productores de algodón; su economía gira en torno a ésta industria, y por tanto, el bienestar de sus habitantes depende de él. Esta situación se mantendrá por años, hasta principios del Siglo XX.

IV.-  LA PLAGA

En 1916, aparece por primera vez en Alabama un insecto, plaga del algodón. Desconocido por los agricultores, se presume proveniente de los algodonales mexicanos. Un “coquito”, o gorgojo, insecto coleóptero: “Anthonomus grandis”, el Picudo, llamado así por un alargamiento de su aparato bucal, en forma de “pico”. La hembra de éste insecto coloca sus huevos (oviposita) dentro de los botones florales, huevos que harán eclosión en tres o cuatro días, y las larvas quedarán resguardadas por la flor en botón, de la que tomarán su alimento, destruyendo por tanto la flor. Dos o tres semanas después de la ovoposición, sale el adulto a la intemperie y comienza nuevamente su ciclo. Considerando que una sola hembra de Picudo es capaz de parasitar hasta doscientas flores, se comprende fácilmente el por qué esta plaga se propaga como el fuego, convirtiéndose en la más temida y peligrosa del algodonero. La planta se puede ver verde, frondosa, exuberante, de muy buen porte, pero sin una flor. Sin flor, no hay fruto y sin éste, no hay cosecha.

El Picudo acaba con la producción de fibra, tradición de casi doscientos años en el pueblo de Enterprise, condado de Coffee, Alabama, y los agricultores se declaran en bancarrota. La comunidad es seriamente afectada, (desventaja de los monocultivos), y se ven obligados a adoptar medidas extraordinarias, diversificando los cultivos, destacando entre ellos la caña de azúcar, el maíz y sobre todo: el maní. Este último rubro les permite obtener suficientes ingresos con menos trabajo y en menor tiempo que el algodonero, ventajas que les permitiría recuperarse pronto de la pérdida de su cosecha de algodón. El favorable impacto económico fue de tal magnitud, que en poco tiempo, la comunidad de Enterprise estaría agradecida de aquel insecto que los obligó a dar un paso hacia el progreso.

VI.-  EL MONUMENTO

La comunidad de Enterprise le rinde un homenaje al Picudo, erigiendo una estatua, que consiste en una mujer que sostiene en sus brazos elevados al cielo, en señal de victoria, al insecto. Se ubica en pleno centro de la ciudad, en el cruce de las calles de College y Main. Al pie del monumento reza la siguiente leyenda: “EN PROFUNDA GRATITUD AL PICUDO Y LO QUE HA HECHO, PUES NOS TRAJO LA PROSPERIDAD. ESTE MONUMENTO FUE LEVANTADO POR LOS CIUDADANOS DE ENTERPRISE 11/12/1919”

Además de propiciar la prosperidad de Enterprise, el Picudo proporcionaría a la ciudad un récord: Es la única en el mundo en contar con un monumento a un insecto, sirviendo de referencia turística para los E.E.U.U. y para el mundo.

Amigos lectores de “SOMOS VIRGINIA”, ha sido un honor. Hasta la próxima entrega de “Una Cita Con La Historia”

Be the first to comment on "UNA CITA CON LA HISTORIA. MONUMENTO A UN INSECTO"

Leave a comment

Your email address will not be published.




%d bloggers like this: