Una cita con la historia: Humberto Fernandez Moran

Ing. William Villarreal

UN HOMBRE DE CIENCIA PARA LA HUMANIDAD

Saludos apreciados lectores de “SOMOS VIRGINIA”. En la historia de la humanidad, algunas personas parecieran destinadas a dejar profunda huella, marcada por sus obras o acciones y, cuando éstas se orientan hacia el bien, resulta interesante conocer sobre la vida de tales personajes, estudiando su obra y legado, así como las circunstancias que los acompañaron en el cumplimiento sus elevados propósitos.  En esta oportunidad, “Una Cita Con La Historia” comentará sobre la vida y obra de un médico latinoamericano que hizo un gran aporte a la ciencia, de relevancia mundial, que lo llevaría incluso a las puertas del premio Nóbel, prestando sus servicios como investigador y docente en países como Suecia, Estados Unidos y Venezuela. Su excelente formación académica se realiza  bajo severas y difíciles circunstancias, que sólo superan muy contados seres humanos. Se trata del Médico y Científico venezolano Humberto Fernández Morán.

Su vida y su vertiginoso ascenso en el mundo de la ciencia y del conocimiento es tan peculiar, y su legado y obra tan monumental, que es imposible resumirlas sin omitir detalles o aspectos importantes y trascendentes. Esperamos por tanto que las siguientes líneas, además de informar al lector de SOMOSVIRGINIA sobre tan ilustre personaje, sirvan como sencillo reconocimiento y humilde homenaje a la memoria del Dr. Morán.

INFANCIA

Nace Humberto Fernández Villalobos en Maracaibo, Estado Zulia, República de Venezuela, el 18 de Febrero de 1924, en el popular sector de “La Cañada”. Hijo de Luis Fernández Morán y Elena Villalobos, (a Humberto se le conocerá en Venezuela y el mundo por los dos apellidos de su Padre: “Fernández Morán”). En Venezuela corrían los tiempos de la feroz dictadura del General Juan Vicente Gómez (1908-1935). Su educación primaria se ve violentamente interrumpida pues su Padre entra en serias diferencias con el “Presidente” del Estado Zulia, (así se conocían en ese entonces a los gobernadores de Estado), el Sr. Vicencio Pérez. Como es común en toda dictadura, el señor Luis Fernández Moran es obligado a exiliarse, partiendo con su familia, en primera instancia para Curazao y luego para Estados Unidos, países donde el niño Humberto continúa su educación primaria, aprendiendo en muy corto tiempo el idioma Inglés. Su Padre regresa a Venezuela en 1936 (el Dictador Juan Vicente Gómez fallece en Diciembre de 1935), y a la edad de 12 años ingresa en el “Colegio Alemán” de la Ciudad de Maracaibo. Sus conocimientos y su nivel educativo era tan elevado, que a la edad de 13 años se hace acreedor de una beca para culminar su  bachillerato en Alemania (Adolfo Hitler ya era Dictador de la Alemania Nazi), en el “Instituto Schulgemeinde” de Sall Field, recibiéndose como “Bachiller” a la edad de 15 años, justo el año en que comenzaría la II Guerra Mundial (Primero de Septiembre de 1939).

ADOLESCENCIA

Al siguiente año, 1940, comienza el “quinceañero” sus estudios de medicina en la Universidad de Munich. Así pues, durante el fragor de la II Guerra Mundial tenemos a un adolescente latinoamericano estudiando en el corazón de la Alemania Nazi, soñando con su Título de “Médico Cirujano”, alcanzando su meta el 31 de Mayo de 1944, (seis días antes del “Día D”; día de la invasión de las fuerzas aliadas a la Europa continental dominada por Hitler). Bajo intenso bombardeo, en la profundidad de un refugio anti aéreo de la ciudad de Munich, con apenas 20 años de edad, Humberto Fernández Morán recibe su Título de “Médico Cirujano”, mención “Summa cum laude”.

Siendo nativo de un país neutral, Fernández Moran logra salir de Alemania ese terrible año 1944, regresando a su patria Venezuela. Para esa fecha, la Constitución y las Leyes de Venezuela reconocían la mayoría de edad a los 21 años cumplidos, y por tanto, al menor de edad Dr. Fernández Morán no se le permite ejercer la medicina. Deberá esperar un año y mientras tanto, prepara la Tesis para revalidar su título obtenido en el extranjero. Presenta su Tesis en 1946 en la Universidad Central de Venezuela (U.C.V.) revalidando su Título y empleándose como médico en el Hospital Psiquiátrico de Maracaibo. Apenas cuenta con 22 años de edad.

TRAYECTORIA PROFESIONAL

Ese mismo año de 1946 parte el joven médico hacia los Estados Unidos y en la Universidad “George Washington” (Washington DC), realiza una Residencia de Neurocirugía y un Internado de Neurología y Neuropatología. Visita la Universidad de Princeton, Nueva Jersey, donde conoce a un personaje que elevaría sus metas y sueños: el Dr. Albert Einstein, quien le recomienda profundizar sus ya sólidos conocimientos de Física y sin pensarlo dos veces, se traslada de inmediato a Suecia donde realiza otra Residencia en Neurocirugía en el Hospital Serafimer de Estocolmo, al tiempo que se inscribe como alumno regular en el Instituto de Investigaciones Celulares de Estocolmo, obteniendo una Licenciatura en Biofísica y una Maestría en Biología celular y Genética (1951); dicha Maestría le permite dirigirse a la Universidad de Estocolmo donde finalmente obtiene un Doctorado en Biofísica (1952).

En resumen, el Dr. Fernández Moran obtiene los Títulos de: Médico, Citobiólogo, Neurólogo y Biofísico.

Sus diplomas y su excepcional condición humana lo llevan a ejercer la docencia en la Universidad de Chicago, la Universidad de Harvard, en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (M.I.T) y en la Universidad George Washington en Estados unidos. Docente además del Instituto Nobel de Investigaciones Celulares de Suecia, así como también en la Universidad Central de Venezuela. Fue miembro fundador del Programa de Investigaciones en Neurociencias del M.I.T y fundador del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (I.V.I.C.)

EL BISTURI DE DIAMANTE: APORTE DEL DR. FERNANDEZ MORAN A LA HUMANIDAD

En una época donde la Microscopía Electrónica avanzaba a grandes pasos, el joven doctor va, desde 1948, acariciando la idea de crear una herramienta que realice cortes extraordinariamente finos y precisos en tejidos de diversos órganos. Siete largos años le lleva concretar su idea, y en 1955 patenta y construye su máxima creación: “El Bisturí de Diamante”, herramienta capaz de realizar cortes tan pequeños y finos, que permite a su vez estudiar y analizar los tejidos con mayor detalle, a nivel de las células. Gracias a su Bisturí de Diamante, la ciencia médica contará en lo sucesivo con un instrumento fundamental en el campo de la microcirugía, allanando el camino dentro de ésta área para el posterior uso del rayo laser, hoy día de gran ayuda en la medicina moderna.

La utilidad de la nueva herramienta creada por el Dr. Morán, trasciende el campo de la medicina. Su alcance es mucho mayor. Gracias a los finos cortes y su precisión, el Bisturí de Diamante será empleado en diversos campos de la ciencia. A finales de los 60′, en Norte América, a través del “Programa Apolo” se dan los últimos pasos para la llegada del hombre a la Luna. La Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de los Estados Unidos (N.A.S.A.)  provee a los tripulantes del “Apolo 11” Neil Armstrong y Buzz Aldrin con el Bisturí de Diamante para el corte y la toma de muestras de rocas en su caminata lunar, realizada aquel 21 de Julio de 1969, al tiempo que contrata al Dr. Fernández Morán como Director Jefe del grupo de científicos para el análisis físico y químico de dichas muestras, trabajo que realiza en la Universidad de Chicago, donde ejercía como Docente e Investigador.  Este trabajo sería ampliamente reconocido por la N.A.S.A.

El Doctor Humberto Fernández Morán regresa a Suecia, país que consideró como su “Segunda Patria”. Allí lo postulan al premio Nobel, pero renuncia a su postulación pues se niega a abandonar su nacionalidad venezolana.  Continúa su labor de Docente e Investigador hasta su fallecimiento el 17 de Marzo de 1.999.

RECONOCIMIENTOS Y CONDECORACIONES

Los reconocimientos y condecoraciones conferidas al Dr. Fernández Morán son numerosas. A continuación se presenta solo algunas de las más importantes:

Venezuela:

– Orden “Libertador” En su primera clase

– Orden “Francisco de Miranda” En su primera clase

– Orden “Dr. Enrique Tejera París” En su única clase

Canadá:

– Medalla “Claude Bernal” de la Universidad de Montreal

Estados Unidos:

– Universidad de Cambridge: Mención Médico del Año

– N.A.S.A: “Con motivo del Décimo Aniversario del Programa Apolo”

Suecia:

– Título de “Caballero De La Gran Cruz De La Orden Real De La Estrella Polar” Conferido por el Rey Gustavo Adolfo de Suecia.

Los aportes a la ciencia del Dr. Humberto Fernández Morán parecen cobrar cada día mayor jerarquía en el desarrollo del conocimiento científico y tecnológico.

Amigos lectores de SOMOS VIRGINIA, ha sido un honor. Hasta la próxima entrega de “Una Cita con La Historia”

Be the first to comment on "Una cita con la historia: Humberto Fernandez Moran"

Leave a comment

Your email address will not be published.




%d bloggers like this: