¿Podrá el AMOR cruzar la frontera? / Can LOVE cross the Border?

DAMEIA

Esta es una pregunta que me he hecho a mi misma una y otra vez. A una edad muy joven, vi una película llamada Danza con lobos y me enamore de la cultura Nativo-Americana. Quede fascinada de la belleza de una gente tan simple y humilde y la aterrada de la marca que ellos dejaron en la historia Americana. Mientras crecía y mis sentimientos por el sexo opuesto se volvían más complicados (ó debo decir; más complejos e intensos). Descubrí un lenguaje a diferencia al mio. Incluso en una ciudad pequeña, estaba expuesta diariamente a las culturas exóticas afuera de mi mundo encubierto. Pronto hice amigos hispanos, mejores amigos y algunos novios de los países hispanohablantes. Mi amor por esta gente extraordinaria se convirtió en un compromiso por aprender y dominar ese lenguaje romántico conocido como Español. Ese camino me llevó hasta Veracruz, México y a través de la tarima de Roanoke College. En esa misma ruta, conocí a mi esposo, que se convirtió en mi ancla y mi vigor.

Aunque el corazón de esta joven del campo parecía inocente e incondicional, fue presentado con opciones devastadoras y consecuencias que cambiarían mi vida. Vi lo bonito y lo feo de una cultura a la que había llegado a admirar. Vi abuso familiar y abandono de hijos; vi a gente desesperada vender sus vidas por un billete de dólar. La muerte o la “Santa Muerte” tenía una presencia innegable en el mundo por el que yo intentaba orar. Mi fe fue puesta a prueba y mi corazón roto tras la muerte de un hombre de Dios del cual yo dependía mucho por sus consejos y bienestar. Sentía que estaba en una batalla constante con el hombre al que prometí amar, por cuestiones de estructura familiar y la crianza de nuestros hijos. Las lágrimas y los documentos de corte parecían nunca cesar, y hasta llegué a dudar de las verdaderas intenciones de mi esposo. Las dudas y la inseguridad llevaron a violencia doméstica en el refugio que yo había querido construir para mis nenes.

Ahora me siento acá a las 3 en punto de la mañana, tratando de decidir hacia dónde va mi vida. Tengo grandes decisiones por hacer y más brincos de fe por tomar antes de llegar al sueño americano que todos parecemos perseguir. Todavía no se si el amor si cruza la frontera, pero si se que cuando veo a esas tres bendiciones que Dios me ha otorgado, siento humildemente honor y agradecimiento de ser parte de una bella cultura y de una gran familia que va más allá del matrimonio y las puertas de la iglesia.

Dameia Brown de Quezada, Galax, VA

Graduada de Wytheville Community College y Roanoke College

 

Can LOVE  cross the  Border?

This  is  a  question  I have  asked  myself  time  and  time  again.  At  a  very young  age,  I watched  a  movie  called  Dances  with  Wolves  and  feel  in  love  with  the  Native  American  culture. I was  fascinated  by the  beauty of  such  a  simple  and  humble  people  and  in  awe  by the  mark  they left  in  American  history.  As  I  grew  older  and  my  feelings  towards  the  opposite  sex  became  more complicated  (or  should  I  say more  complex  and  intense), I  discovered  a  language  unlike  my own. Even  in  a  small  country  town,  I  was  exposed  daily  to  the  exotic  cultures  outside  my sheltered  world. Soon  I  made  friends,  best  friends, and  even a  few boyfriends.  My  love  for  this extraordinary  people  snowballed  into  a  life-long  commitment  to  learn  and  master  the  romantic language  known  as  Spanish. My journey  took  me  all  the  way to  Veracruz,  Mexico  and  across  the stage  of  Roanoke  College;  I also  picked  up  a  husband  who  became  my  anchor  and  strength. Even  though  the  heart  of  this  country girl  seemed  to  be  innocent  and  unconditionally faithful,  it  was  met  with  devastating  choices  and  life-changing  consequences.  I saw  the beautiful  and  the  ugly  of  the  culture  I had  grown  to  admire.  I  saw  family  abuse  and  children abandoned. I  saw  desperate  people  trade  their  lives  for  a  dollar  bill.  Death  or  La  Santa  Muerte had  an  undeniable  presence  in  the  world  I  tried  to  pray  away.  My faith  was  tested,  and  my heart  was  shattered  after  the  passing  of  one  of  the  great  men  of  God  I  had  depended  upon  for advice  and  comfort. I  felt I  was  in  constant  battle  with  the  man  I had  vowed  to  love  over  the family  structure  and  education  of  our  three  children. Tears  and  court  documents  seemed  to never  end,  and  I  even  questioned  his  true  intentions.  Doubt  and  insecurity brought  domestic violence  into  the  haven  I  had  hoped  to  build  for  my babies.  I  was  lost.

Now here  I sit  at  nearly 3  o’clock  in  the  morning,  trying  to  figure  out  where  my life  is going. I  have  some  major  decision  I still  must  make  and  a  few leaps  of  faith  I will have  to  endure to  get  to  that  American  Dream  we  all  seem  to  be  chasing. I  still  don’t  know  if  love  does  cross the  Border;  but,  I  do  know  that  when  I look  at  the  three  blessings  God  has  bestowed  upon  me,  I am  humbled,  and  I am  honored  and  grateful  to  be  a  part  of  a  beautiful  culture  and  wonderful family that goes beyond marriage and the Church doors. Dameia  Brown  de  Quezada,  Galax,  VA Graduate  of  Wytheville  Community College  and  Roanoke  College

A %d blogueros les gusta esto: