¿Hay más sal en el pan o en las papas fritas? Un estudio reveló una sorpresa

U.S. Customs and Border Patrol agents watch as President Donald Trump reviews border wall prototypes, Tuesday, March 13, 2018, in San Diego. (AP Photo/Evan Vucci)

Un informe de la la Queen Mary University de Londres, basado en el análisis de 2.000 panificados en 32 países, reveló que hasta los que se consideran saludables contienen más sodio que una bolsa de chips, una porción de papas fritas de McDonald’s y el agua del mar

La persona con conciencia del daño que la sal le hace a la salud coronaria y cerebral dirá que sus dos rebanadas de pan del desayuno representan desde luego un buen criterio de dieta en comparación con una caja de papas fritas de comida rápida o una bolsa de chips estilo Lay’s o Pringles.

Esa persona se asombrará al leer el nuevo informe mundial de la fundación World Action on Salt and Health (WASH, Acción Mundial sobre la Sal y la Salud) con sede en la Queen Mary University de Londres.

 

En los Estados Unidos, dos rebanadas del pan Hearty Sliced de Pepperidge Farm(contienen 1,4 gramos de sal por cada 100 gramos del producto) o dos del pan blanco para sandwich de Whole Foods (1,37 gramos) equivalen a una bolsa de chips. En Sudáfrica, el pan para tostar Golden Crust tiene 2,46 gramos de sal por cada 250 gramos, es decir “más sal que cuatro porciones de papas fritas de MacDonald’s”, según el informe.

Un equipo internacional de investigadores participó en el estudio de la WASH, que analizó 2.000 panes de venta común en 32 países, entre ellos Argentina, Brasil, Ecuador, Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Bélgica, Dinamarca, Grecia, Italia, España, Suecia, China, India, Arabia Saudita, Sudáfrica y Australia. Eligieron el pan porque se trata del “mayor contribuyente de sodio en la dieta” en varios países occidentales, con los Estados Unidos en el primer lugar.

Más de un tercio de las hogazas exceden la cantidad máxima de sal establecida en el Reino Unido, que es 1,13 gramos por 100 gramos de pan, “el equivalente a media cucharadita de té por cada dos rodajas”. En los Estados Unidos no existe una medida oficial, pero las guías de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) es similar. No obstante, señaló Vox, “nueve de cada 10 niños y adultos exceden los límites del consumo de sodio”.

 

La focaccia de romero de la fábrica de pan Ace de Canadá resultó “más salada que el agua del mar”, por ejemplo. El lacteado De La Panadería de Argentina, mostró 2,58 gramos; el aparentemente sano Bollito Integral Ruiseñor, de Costa Rica, 2,17 gramos; el pan sin levadura con cinco granos y lino Flat-out Foldit, de Canadá, 2,09 gramos; el pan de campo gris Carrefour, de Bélgica, 1,90 gramos; el Ducesol con aceite de oliva virgen, de España, 1,80 gramos.

Los investigadores hallaron que los panes sin levadura y de trigo entero, preferidos en las dietas para el cuidado de la salud, “tienden a ser más salados que los de otro tipo”. Mhairi Brown, nutricionista de WASH, dijo: “Globalmente debemos hacer más por reducir el consumo de sal, y una manera simple de hacerlo es reducir la sal en nuestros productos esenciales”.

Pero ante la falta de regulación en muchos países, los productores de panificados agregan sodio, sobre todo en los panes envasados de consumo masivo, porque actúa como conservante además de intensificar el sabor.

Be the first to comment on "¿Hay más sal en el pan o en las papas fritas? Un estudio reveló una sorpresa"

Leave a comment

Your email address will not be published.




This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: