El té verde podría cambiar la vida de los niños con síndrome de Down

70 niños toman a diario un aparente batido de chocolate con el que los investigadores probarán la eficacia de un compuesto del té verde.

El té verde podría ser algo más que dietético y cosmético. Investigadores de la Fundación Jérôme Lejeune y la Fundación Mutua Madrileña han puesto en marcha un estudio para determinar si la epigalocatequina galato, un compuesto que contiene este tipo de té, puede paliar las deficiencias cognitivas producidas en el síndrome de Down.

La investigación tiene visos de dar resultados positivos puesto que hace dos años un estudio en jóvenes y adultos con síndrome de Down de entre 16 y 34 años reveló que este polifenol del té verde mejoraba la memoria del reconocimiento visual, la atención, el autocontrol y la autonomía en la vida ordinaria del sujeto. 

Disfrazado en batido de chocolate

Esta vez corresponde estudiar el preparado farmacológico en niños con síndrome de Down. La investigación se lleva a cabo en 70 niños de Madrid, Sevilla, Santander, Barcelona y París. La toma se hace dos veces al día y, ya que el saber del extracto de té verde es tremendamente amargo, los expertos idearon un batido de chocolate que facilita la ingestión a los chiquillos.

«Ahora la pregunta a la que queremos responder es qué ocurre si les damos el tratamiento desde pequeñitos, cuando el cerebro aún está en plena efervescencia», ha explicado a ABC Rafael de la Torre, coordinador del ensayo clínico y director del programa de investigación en Neurociencias del Instituto Hospital del Mar (IMIM).

Una vida de mayor independencia

Los jóvenes y adultos del paso anterior notaron mejoría en muchos aspectos de su vida ordinaria: eran capaces de organizarse mejor, podían desplazarse solos en transporte público, calculaban mejor los tiempos y no se bloqueaban tanto ante los imprevistos. Todo ello les ha facilitado una vida de mayor independencia.

Los beneficios eran constatables en los test psicológicos y las pruebas de imagen, que revelaban un aumento de las conexiones cerebrales. Todo ello se publicó en la revista Lancet Neurology y supone un importante paso en Medicina con respecto al síndrome de Down.

Una ganancia para cuando tengan 40 años

Si el té verde aporta esos mismos beneficios en los niños, los investigadores creen que podría darse todavía un mejor resultado: “Cuanto antes empecemos a tratar el síndrome de Down, más oportunidades tendremos. Confiamos en que con esta ayuda los chicos estén más despiertos, sean más autónomos en su vida diaria, pero sobre todo que mantengan esta ganancia cuando tengan 40 años», afirma De la Torre.

El batido de chocolate será el desayuno y la merienda de estos niños durante 10 meses. Los investigadores creen que en ese periodo se ampliarán las capacidades cerebrales del niño y entonces será cuestión de estimular el aprendizaje para que los conocimientos adquiridos les ayuden siempre.

En el ensayo clínico, cuyo inicio arranca de un estudio inicial sobre el té verde realizado en el Centro de Regulación Genómica de Barcelona, colaboran también otros centros hospitalarios: el Hospital Niño Jesús (Madrid), Marqués Valdecilla (Santander), el Instituto Hispalense de Pediatría (Sevilla) y el Instituto Jérome Lejeune (París).

Fuente:Aleteia -Dolors Massot

Be the first to comment on "El té verde podría cambiar la vida de los niños con síndrome de Down"

Leave a comment

Your email address will not be published.




%d bloggers like this: