DIASPORA VENEZOLANA. ORÍGEN DE UNA TRAGEDIA

INTRODUCCION.

El diccionario de la real academia define la palabra “Diáspora” como:  “Dispersión de un pueblo por diversos lugares del mundo, especialmente la del pueblo judío, después de la destrucción del reino de Israel (Siglo VI antes de Cristo)”. Durante los últimos años, el mundo ha sido testigo de la diáspora venezolana. Millones de sus ciudadanos nos hemos visto obligados a abandonar el país que nos vio nacer, debido a la ruina y destrucción sistemática a la que ha sido sometida Venezuela durante los últimos veinte años. Lamentable y dolorosa tragedia que sufre un país dotado de inmensurables riquezas  y de una belleza natural sin igual.

Aunque el tema ha sido profusamente comentado y descrito al detalle en numerosos libros, tratados y artículos, desde “Una Cita Con La Historia” me permito comentar algunos hechos que considero de suma trascendencia, con la intención de que el lector de “SOMOS VIRGINIA” conozca el origen del mal y la propia maldad  de aquellas personas que han gobernado a Venezuela desde hace dos décadas y sobre cuyas conciencias reposan en mayor medida el peso, y por ende, la principal responsabilidad  de esta tragedia. Algunos de estos hechos, en su momento, pasaron desapercibidos para millones de compatriotas e incluso muchos de ellos, apoyando a ultranza a la naciente “revolución”, justificaron y defendieron contra viento y marea.  Es obvio que el análisis de los mismos responde al punto de vista muy personal del suscrito, pero los expongo ante la libre interpretación del lector, quien podrá a su vez, consultar y verificarlos en las innumerables fuentes de información hoy día.

Los hechos son tan numerosos que es imposible comentarlos en un solo artículo, por tanto, dejaré abierta la posibilidad de continuar el tema en próximos artículos, describiendo aquellos “hechos”   que considero válido recordar, o mejor… “prohibido olvidar”

ANTECEDENTES     

SEGUNDA PRESIDENCIA DE CARLOS ANDRES PEREZ.

Para entender a cabalidad la tragedia que se vive en Venezuela, es necesario remontarse al 4 de Diciembre de 1988 cuando es elegido Carlos Andrés Pérez como Presidente de Venezuela para gobernar durante el período 1989-1993, nueve años después de finalizado su primer mandato (1974 – 1979). Durante su campaña presidencial, Pérez proclama: “Voy a salir en hombros de Miraflores”.

Al comenzar su gobierno, adopta una serie de medidas económicas totalmente alineadas con el Fondo Monetario Internacional y exige del venezolano un sacrificio sin igual. Sacrificio que el mismo Pérez no dio señas de estar dispuesto a  realizar, pues su propia toma de posesión se realizó bajo un verdadero derroche de dinero. Reyes, Príncipes, Jefes de Estado, (Fidel Castro entre ellos), Embajadores y demás personalidades -con sus respectivas escoltas- formaron interminables caravanas ante un impaciente pueblo caraqueño que soportaba insufribles congestionamientos de tránsito, ya de por sí crítico en la ciudad capital. Se destaparon 1.200 botellas de “Scotch”, y se brindaron majestuosos conciertos en el teatro “Teresa Carreño” en fin de cuentas que la Toma de Posesión Presidencial el pueblo la llamó: “La Coronación” de Carlos Andrés Pérez.

Apenas días después, hay un alza del pasaje en el área metropolitana de Caracas, producto del incremento en el valor de la gasolina, y se desencadena una serie de protestas en forma simultánea en distintos sitios de la ciudad, ocurriendo las más violentas en la ciudad de Guarenas. Las protestas se extendieron por toda Caracas y luego por todo el país. Verdadero estallido social que cobró cantidad de víctimas, con criminales ejecuciones y asesinatos por parte del Ejercito, Policía y la Guardia Nacional,  saqueos generalizados. Una verdadera explosión social iniciada el 27 de Febrero de 1989, conocida como “El Caracazo”

Unido al pésimo inico de su gobierno, en la segunda presidencia de Pérez se incrementan los casos de corrupción, siendo quizás el más notable la desaparición de unos fondos destinados a la seguridad y defensa de la nación, manejados a través del Ministerio del Interior. Fondos que, a pesar de estar contemplados dentro del presupuesto nacional, por su carácter y destino eran manejados bajo riguroso secreto, lo que daba orígen a su nombre: “Partida Secreta”. Doscientos cincuenta millones de Bolívares desaparecen del Tesoro Nacional sin que nadie responda por ello, Sesenta y tres millones de Dólares al cambio oficial. Así, el Presidente Pérez sin saberlo, construía los muros y las rejas de su propia cárcel.  El Fiscal General de la República, Dr. Ramón Escobar Salom comienza una averiguación y abre un proceso que llegaría a su clímax con la apertura de un juicio por parte de la Corte Suprema de Justicia y la destitución de Carlos Andrés Pérez de su cargo aprobada  por la Cámara del Senado. 

DOS GOLPES DE ESTADO. DOS MUESTRAS.

Meses antes de la decisión tanto de la Corte Suprema como del Congreso, durante la madrugada del 4 de Febrero de 1992, varios tanques de guerra circulan por las solitarias calles  y avenidas de Caracas, y por otras importantes ciudades como Maracay, Valencia y Maracaibo. Un grupo de oficiales y soldados del Ejército intentan asaltar el poder por la vía de las armas,  utilizando además de los tanques de guerra, poderoso armamento. Atacan varios sitios estratégicos, entre ellos la residencia presidencial “La Casona” y el Palacio de Miraflores. Atacan con la firme determinación de “ASESINAR” al Presidente Constitucional Carlos Andrés Pérez (no estaba contemplado tomarlo prisionero), (confirmado por el propio Chávez varias veces en sus largas “cadenas” de Radio y T.V., cuando se sentía “dueño y señor” en el poder).  El golpe fracasa,  fuerzas leales al gobierno dominan a los golpistas y Chávez es detenido junto a varios de sus compañeros en armas, pertenecientes en su mayoría al Ejército. El Ministro de la Defensa  General Fernando Ochoa Antich,  permite que el Comandante de la insurrección realice por T.V. un llamado al resto de sus compañeros para que depongan las armas, pronunciando una frase que quedaría sembrada en la memoria de los venezolanos: “…por ahora”, frase que difícilmente olvidaremos. Chávez es detenido y se le abre juicio. En la cárcel esperaría impaciente por un segundo intento.  El efecto del subliminal mensaje “…por ahora” fue seguido al pie de la letra por sus colaboradores.

El 27 de Noviembre del mismo 1992, Venezuela es testigo de una segunda intentona golpista. En esta ocasión, ya no sería solo el Ejército, se suman una parte de la Armada y de la Aviación. Este hecho confirmaría a Venezuela y al mundo que ambos golpes se trataban de una acción premeditada, cuidadosamente calculada y dentro de sus objetivos se incluía “dar de baja” al Presidente Pérez, mostrando a las claras, el talante criminal de Hugo Chávez Frías.

Este segundo intento “novembrino” también fracasa, pero casi un centenar de oficiales de la aviación involucrados se “roban” un avión “Hércules” de la Fuerza Aérea Venezolana, (que de seguro tenían preparado) y se fugan hacia el Perú, dónde ya su Presidente, Alberto Fujimori se había autoproclamado “Dictador”.      

 Chávez seguiría en la cárcel, pero visto por la mayoría de los venezolanos como un “Héroe” o como una suerte de “Rambo”, que, aunque fracasó en su intento de asaltar el poder, dio una severa lección a un muy desacreditado y cuestionado Presidente Pérez, y sus intentos de golpe aceleraron las decisiones tanto de la Corte como del Congreso para su destitución y enjuiciamiento. 

SEGUNDA PRESIDENCIA DE RAFAEL CALDERA

Destituido Pérez, el Congreso y la Corte Suprema de Justicia designan al Dr, Ramón J. Velásquez como Presidente Interino, hasta el mes de Diciembre de 1993, en el cual, se escogería un nuevo Presidente, mientras, Chávez a la orden de los Tribunales Militares, espera juicio en prisión. Se realizan las elecciones y triunfa el Dr. Rafael Caldera quien asume el cargo por segunda ocasión, veinte años después de su primer mandato.

Durante su segundo gobierno, Caldera, de manera inexplicable, permite el “sobreseimiento de la causa” de los prisioneros golpistas, dejando en libertad a Hugo Chávez Frías y a sus “compañeros” (cómplices). El Presidente Caldera no se enteraría del terrible daño producido a Venezuela con su decisión, por demás innecesaria. Chávez era un prisionero, convicto y confeso, por tanto, debía ser enjuiciado, sentenciado y pagar con cárcel por sus crímenes.  Además, por la Constitución y las Leyes, Chávez quedaría totalmente inhabilitado para ocupar cargo público alguno.

Hugo Chávez en libertad no pierde tiempo y enseguida busca apoyo para llegar al poder, ahora por la vía democrática. La fecha más cercana sería en las elecciones de 1998.  Entiende que a través del voto puede ganar la Presidencia, en buena lid, y se prepara para ello. Pero, en su interior, en lo más profundo su conciencia, guarda un terrible secreto: De ganar la Presidencia, jamás la entregará. Para esto, necesita asistencia, asesoría y la obtiene de aquel que ha sabido mantenerse en el poder durante treinta y cinco años: El Dictador Cubano Fidel Castro. Así los venezolanos vemos a un Hugo Chávez, a escasos meses de recuperar su libertad, en 1994, con apenas 43 años, dando un discurso en la Asamblea Nacional cubana y a un Fidel Castro apoyándolo y frotándose de manos. (Vídeo disponible en YouTube). Ambos esperarían pacientemente hasta Diciembre de 1.998.

Para el Dictador Castro, Venezuela y sus riquezas, aquella valiosa “Joya”, preciada “gema” que supo combatir con furor y derrotar a sus guerrillas en los 60’, se encuentra muy cerca de sus tenazas y de atraparla, no soltaría jamás. Hugo Chávez le proporcionaría el combustible para lograrlo, y la propia democracia venezolana y su descrédito, el vehículo para justificarlo.

En próximos artículos continuaremos con esta triste y lamentable “Diáspora venezolana”

Amigos lectores de “SOMOS VIRGINIA” ha sido un honor.

Ing. Wiliam Villarreal          

1 Comment on "DIASPORA VENEZOLANA. ORÍGEN DE UNA TRAGEDIA"

  1. Gracias por un artículo de gran calidad y por tocar temas que son sensibles pero necesarios..

Leave a comment

Your email address will not be published.




%d bloggers like this: